Portada del ensayo de Sherry Turkle

Desde hace un tiempo estamos leyendo el ensayo de Sherry Turkle “Evocative objects”, una compilación de textos que aborda la relación de sus autores con ciertos objetos desde un punto de vista autobiográfico. El libro se divide en las categorías Objetos de diseño y juego, Objetos de disciplina y deseo, Objetos de Historia e intercambio, de transición y paso, de luto y memoria y de mediación y nueva visión.

En cada artículo, y desde perspectivas muy diversas, uno asiste a la revelación del objeto como depositario de la identidad de su propietario a través de una trama de acontecimientos vitales y relaciones interpersonales que depositan en sus superficies un abanico de complejas emociones que abarcan desde el amor-odio entre una madre hija, la pasión por la paradoja de un investigador del MIT (Massachusets Institute of Technology) o la profunda admiración de una antropóloga por una comerciante de arte navajo.

Compartimos un breve texto de la introducción:

“We find it familiar to consider objects as useful or aesthetic, as necessities or vain indulgences. We are on less familiar ground when we consider objects as companions to our emotional lives or as provocations to thought. The notion of evocative objects brings together these two less familiar ideas, underscoring the inseparability of thought and feeling in our relationship to things. We think with the objects we love; we love the objects we think with”.

“Nos resulta familiar considerar los objetos como útiles o estéticos, como necesarios o vanas indulgencias. Pero nos encontramos en terreno menos familiar cuando consideramos los objetos como compañeros de nuestras vidas emocionales o como provocaciones al pensamiento. La noción de objetos evocativos une estas dos ideas menos familiares, subrayando la inseparabilidad del pensamiento y la emoción en nuestra relación con las cosas. Pensamos con los objetos que amamos ; amamos los objetos con los que pensamos”.